Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

CEPAL y el Comité Consultivo Empresarial para el Crecimiento de la Secretaría Económica de México diseñaron tres programas para potenciar la cadena de valor de los embutidos de cerdo

Como parte del proyecto “Crecimiento inclusivo, política industrial rural y cadenas de valor participativas en América Latina y el Caribe”, en el que participan la sede subregional de la CEPAL en México junto al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), se desarrolló el estudio de la cadena de embutidos y otras conservas de carne de cerdo a petición de los integrantes de la mesa de cadenas productivas del CCECEM, instancia de diálogo público-privada coordinada por la Secretaría de Economía.

22 de marzo de 2016|Nota informativa

mexico_embutidos_de_cerdo.jpg

Producción de embutidos de cerdo en México
ASA studio/Shutterstock

A partir de un análisis sobre las restricciones y buenas prácticas de los eslabones de la cadena de embutidos de cerdo, la sede subregional de la CEPAL en México, a petición del Comité Consultivo Empresarial para el Crecimiento de la Secretaría Económica de México, diseñó tres programas de política pública con 14 estrategias y líneas de acción orientadas a cumplir con los meta-objetivos que dieron lugar a la selección de la cadena de embutidos.

El primer programa busca mejorar la gobernanza de la cadena de valor mediante el fortalecimiento de las capacidades organizacionales tanto de los actores de la cadena como de las instituciones del sector público que inciden en su desempeño, a través de la vigorización de los foros de diálogo existentes, así como la optimización de los instrumentos de regulación y fomento disponibles.

El segundo programa se enfoca en el fomento de la productividad de las pequeñas y medianas empresas con la finalidad de reducir la heterogeneidad productiva a través de la promoción de la capacitación y la inversión.

Finalmente, el tercer programa de promoción del consumo de cárnicos de cerdo pretende lograr un mayor dinamismo en las perspectivas de crecimiento del sector, destacando las propiedades de la carne de cerdo, y favoreciendo la toma de decisiones más informada por parte de los consumidores.

La selección de la cadena de embutidos y otras conservas de cerdo se basó en indicadores cualitativos construidos a partir de cuatro meta-objetivos definidos por los integrantes de la mesa de diálogo formada por el Comité Consultivo Empresarial para el Crecimiento Económico de México, instancia de diálogo público-privada coordinada por la Secretaría de Economía del país.

  • Fortalecimiento del abasto nacional;
  • Incorporación de pequeñas y medianas empresas;
  • Incremento del valor agregado; y,
  • Fortalecimiento de la integración de la cadena.

También se presentó previamente, un análisis de las restricciones y buenas prácticas donde­ se identificaron los rasgos que caracterizan la gobernanza de esta cadena de valor:

  1. La heterogeneidad productiva de los actores a lo largo de la cadena: la producción está concentrada en gran medida en unos pocos pero grandes actores que concentran el acceso al financiamiento, mientras que los pequeños productores tienen niveles muy modestos de integración y dificultades para acceder al financiamiento.
  2. La demanda por insumos nacionales es reducida ya que hay acceso a insumos de menor precio provenientes de Estados Unidos.
  3. A pesar de una robusta arquitectura institucional en el sector público existe una gobernanza difusa lo que dificulta la coordinación entre los diferentes actores.

En este contexto, el proyecto CEPAL-FIDA está trabajando en el fortalecimiento de las cadenas de valor rurales, el impulso de capacidades de los gobiernos nacionales y locales, así como en el desarrollo de metodologías participativas y herramientas analíticas para diseñar políticas industriales que contribuyan a cerrar las brechas de productividad en la región.