Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

CEPAL y socios publican documento sobre café y cambio climático en la República Dominicana

13 de noviembre de 2018|Nota informativa

El cultivo de café es especialmente vulnerable a eventos climáticos extremos y a cambios inesperados en sus patrones. Aunque la variabilidad en la precipitación es una característica de la República Dominicana, en los últimos años se observan cambios en los extremos de lluvia y un alza progresiva de la temperatura, que están desencadenando efectos directos e indirectos en el cultivo del café.

Conscientes de la importancia de adoptar medidas de respuesta ante el cambio climático en el sector café, el INDOCAFE, el CNCCMDL y el Ministerio de Agricultura de la República Dominicana acordaron con la CEPAL realizar un análisis sobre los impactos potenciales del cambio climático en este sector. El análisis presentado en esta publicación parte del estudio de las tendencias históricas de producción y rendimiento del café con datos proporcionados por INDOCAFE y utiliza dos escenarios de emisiones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (RCP 4.5 y RCP 8.5).

El cambio climático implica una serie de desafíos multisectoriales que deben enfrentarse con respuestas particulares para el sector café, pero con instancias de articulación intersectorial que faciliten los aportes del sector público, el sector privado, las organizaciones civiles, el sector académico, las instituciones de integración y la comunidad internacional. Dichas respuestas deben ser parte integral del plan de desarrollo nacional y de los programas de reducción de la pobreza, con un esfuerzo especial para maximizar los cobeneficios y minimizar los costos intersectoriales de las acciones propuestas.

El documento señala que frente al reto del cambio climático es recomendable impulsar estrategias adaptativas incluyentes y sustentables, combinando acciones de reducción de la pobreza y fortalecimiento de los medios de vida de la población asociada al café como medidas para aumentar su resiliencia al cambio climático y el aprovechamiento de la probable transición a economías más sostenibles y bajas en carbono.