Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Alicia Bárcena subraya importancia de los principios del Gobierno Abierto para el monitoreo de recursos dirigidos a la recuperación pospandemia

En cumbre virtual de líderes, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL destacó, además, el Acuerdo de Escazú, que garantiza el acceso a la información, la justicia y la participación ciudadana en asuntos ambientales.

24 de septiembre de 2020|Noticia

“El Gobierno Abierto aboga por un aumento significativo de la transparencia, el acceso a la información y la rendición de cuentas, lo cual, a la luz de la pandemia del COVID-19, es crucial para garantizar que los recursos destinados a la respuesta y recuperación se usen de manera eficiente y eficaz”, dijo Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en un mensaje en video transmitido en la Cumbre Virtual de Líderes de la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por sus siglas en inglés) realizada el jueves 24 de septiembre de 2020.

La Alianza para el Gobierno Abierto propone la creación de un espacio para que la sociedad civil y la ciudadanía, junto a las instituciones de gobierno, desempeñen un papel activo en el monitoreo de los fondos y programas de apoyo y de recuperación pospandemia, explicó Bárcena. 

“La CEPAL ha establecido un Observatorio COVID-19 que puede ser un instrumento útil en este esfuerzo”, apuntó la Secretaria Ejecutiva durante el evento realizado en el marco del 75 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y que contó con la moderación de la ex Primera Ministra de Nueva Zelanda y Embajadora de la OGP, Helen Clark, y la intervención de Jefes de Estado y de Gobierno y personalidades de todo el mundo.

Durante su mensaje, Bárcena dijo que “la CEPAL continúa incentivando políticas y prácticas de Gobierno Abierto en todos los poderes y los niveles del Estado de los países de la región”.

Según la alta representante, al abrirse canales sistemáticos de participación ciudadana, y generar espacios de encuentro entre los intereses públicos y privados, se potencia la construcción de agendas de política que reflejan el poder de la colaboración. También se promueve una gestión pública moderna, eficiente, sostenible e inclusiva, las confianzas entre las instituciones del Estado y los ciudadanos y, finalmente, una mejor calidad de la democracia. 

“Una de las iniciativas a través de las cuales América Latina y el Caribe avanza en esta visión, y predica con el ejemplo, es el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales, conocido como Acuerdo de Escazú”, explicó Bárcena, dado que este “apoya una toma de decisiones más abierta, transparente e inclusiva, desde un enfoque de toda la sociedad y de todo el gobierno”, subrayó.

Desde la creación de la Alianza para el Gobierno Abierto en 2011, 16 países de América Latina y el Caribe se han sumado a esta iniciativa. Se han cocreado 51 Planes de Acción Nacional e implementado 1.100 compromisos vinculados a los principios de un Gobierno Abierto. Esto sin contar el número cada vez mayor de iniciativas de Gobierno Abierto en el nivel subnacional que es el más cercano al ciudadano.