Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

El Caribe necesita apoyo internacional urgente para enfrentar alto endeudamiento, vulnerabilidad al cambio climático y costos de la pandemia: CEPAL

La Secretaria Ejecutiva del organismo regional, Alicia Bárcena, presentó The Caribbean Outlook 2020 durante el 38⁰ período de sesiones de la Comisión que se celebra hasta el miércoles 28 de octubre.

28 de octubre de 2020|Noticia

Los países del Caribe, especialmente los pequeños Estados insulares, necesitan apoyo de la comunidad internacional para enfrentar la “tormenta perfecta” que se cierne sobre ellos: alto endeudamiento y crisis de liquidez, vulnerabilidad al cambio climático y elevados gastos producto de la pandemia del COVID-19, dijo el martes 27 de octubre Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante el panel “Desafíos del Caribe para reconstruir mejor” realizado en el marco del trigésimo octavo período de sesiones, que se celebra hasta el miércoles 28 de forma virtual.

Como parte de la estrategia institucional denominada “El Caribe Primero”, Bárcena presentó en dicho panel The Caribbean Outlook: forging a people-centred approach to sustainable development post-COVID-19, que entrega un diagnóstico de la situación actual de la subregión y entrega recomendaciones de política para reconstruir mejor pospandemia.

“El Caribe ha hecho esfuerzos fiscales enormes para enfrentar el COVID-19 (entre 0,5% y 5% del PIB en 12 países analizados, con la excepción de Barbados), sin embargo, estos recursos son insuficientes en el actual contexto”, dijo Bárcena, quien recordó que los países de la subregión, al igual que el resto de los latinoamericanos, son considerados de ingresos medios lo que dificulta su acceso a financiamiento internacional en condiciones favorables.

La CEPAL proyecta una contracción de 6,9% del PIB de la subregión en 2020 (excluyendo a Guyana), lo que se suma al déficit fiscal (estimado en 2,1% del PIB en 2018 y con tendencia al alza) y a los altos niveles de deuda pública que también están en aumento (en 2019 alcanzó a 67,6% del PIB).

El documento presentado por la CEPAL indica que el turismo ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia en los países del Caribe (se espera una contracción de entre 6,6 y 8,5% del PIB en turismo), en tanto que los gastos de salud por causa del COVID-19 ascendieron a 260 millones de dólares solo durante el primer trimestre de 2020.

Por otra parte, los efectos socioeconómicos de la pandemia observados en la subregión, de acuerdo con el informe, son reflejo de desigualdades subyacentes en el acceso a la educación. El cierre temporal de recintos escolares ha afectado a cerca de 12 millones de estudiantes en 29 países del Caribe.

“La asistencia financiera de los donantes ha sido inadecuada” en vista de los enormes desafíos que enfrentan los países del Caribe, enfatizó Bárcena, quien advirtió que la “crisis de liquidez de la subregión podría transformarse en una crisis de solvencia, lo que derivaría en una tormenta perfecta”.

Anualmente, el Caribe gasta 3.000 millones de dólares en pérdidas y daños por causa de los desastres ambientales y los efectos del cambio climático, lo que incrementa la carga fiscal de los países, remarcó.

“La comunidad internacional tiene que estar presente en estas circunstancias. Ustedes, los países del Caribe, nos han dicho que endeudarse no es una opción hoy”, planteó la máxima autoridad de la CEPAL. “Por años hemos promovido una iniciativa de alivio de la deuda y la creación de un Fondo de Resiliencia para el Caribe. Necesitamos una capitalización inicial de 6.900 millones de dólares (12,2% de la deuda regional) y acceso a financiamiento concesional”, expuso.

The Caribbean Outlook plantea una serie de prioridades de desarrollo para reconstruir mejor en el Caribe: fortalecer la seguridad alimentaria y abordar la pobreza y la desigualdad;  promover la diversificación económica y las inversiones azules/verdes para construir resiliencia; expandir el acceso a la banda ancha y promover un uso más amplio de las plataformas digitales para la educación y las comunicaciones; fortalecer la evaluación de riesgos y la gestión de desastres; mejorar la protección social y abordar las necesidades de las poblaciones vulnerables; y fortalecer la infraestructura de salud para la respuesta al COVID-19.

En este sentido, Bárcena llamó a abordar la tendencia declinante de la productividad en la subregión, a diversificar y expandir el comercio tanto de bienes como de servicios y a enfocarse en la formación de capacidades. También, dijo, es necesario abordar las desigualdades de género, en particular las existentes en el mercado laboral.

“Las estrategias de recuperación requerirán una cuidadosa planificación si la subregión quiere alcanzar el desarrollo sostenible. La planificación debe ser considerada una política de Estado”, subrayó la alta funcionaria de las Naciones Unidas.

Los comentarios del panel estuvieron a cargo de Allen Chastanet, Primer Ministro y Ministro de Finanzas, Crecimiento Económico, Creación de Empleo, Relaciones Exteriores y Servicio Público de Santa Lucía; Leslie Campbell, Ministro de Estado del Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior de Jamaica; Andrew Fahie, Premier y Ministro de Finanzas de las Islas Vírgenes Británicas; Hilary Beckles, Vicerrector de la Universidad de las Indias Occidentales; Mahmoud Mohieldin, Enviado Especial sobre la Financiación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; Joseph Cox, Secretario General Adjunto de Comercio e Integración Económica de la Secretaría de la Comunidad del Caribe (CARICOM); y Selwin Hart, Asesor Especial del Secretario General sobre Cambio Climático y Subsecretario General del Equipo de Apoyo sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas.

Los representantes agradecieron a la CEPAL por la preparación de The Caribbean Outlook, que describieron como un informe detallado y profundo, que entrega soluciones concretas y pragmáticas a los actuales retos del Caribe. También reiteraron su respaldo a la iniciativa de alivio de la deuda y la creación de un Fondo de Resiliencia del Caribe propuestos por la CEPAL y abogaron por un apoyo decidido de la comunidad internacional tanto para ampliar el espacio fiscal de los países de la subregión como para generar resiliencia con miras a reconstruir mejor pospandemia.

En las intervenciones de las delegaciones, Efraín Guadarrama, Director General de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, reafirmó el compromiso de su país y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), cuya Presidencia Pro Témpore es ejercida por México, con los desafíos del Caribe y la unidad regional.

En sus palabras de cierre, Bárcena también ratificó el compromiso de la CEPAL con la estrategia “El Caribe Primero”. “Pueden contar con la Comisión. Estamos muy comprometidos con el financiamiento para el desarrollo. Seguiremos impulsando propuestas para un alivio de la deuda en el Caribe”, enfatizó

  • Para consultas relacionadas con la cobertura periodística del evento, contactar en Santiago de Chile a la Unidad de Información Pública de la CEPAL. Correo electrónico: prensa@cepal.org; teléfono: (56) 22210 2040.

Síganos en: Twitter, Facebook, Flickr y YouTube.

 

Contacto

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase